La importancia de las normas de seguridad de las puertas automáticas y el sentido común

En mayo de 2005 entró en vigor la última directiva comunitaria (Unión Europea) sobre las puertas automáticas y manuales, por la que se obliga a fabricantes e instaladores a cumplir con una serie de obligaciones en materia de seguridad de las puertas.

Uno de los puntos más importantes en la seguridad obligatoria son las fotocélulas detectoras de obstáculos y los avisadores luminosos de apertura y cierre de las puertas.

Independientemente de que la instalación la haga un técnico, o la hagamos nosotros como particulares, incluso de las normas, lo primero que siempre debemos tener en cuenta es la seguridad de quienes van a usar nuestras puertas, los que van a estar cerca de ellas, y de nosotros.

Muchos usuarios cuando deciden instalar un automatismo, intentan hacerlo de la forma más económica posible, y como en casi todo tratamos de ahorrar lo más posible, además de perjudicar la durabilidad y funcionalidad del motor, se reduce drásticamente el nivel de seguridad de la puerta, aun siendo un elemento ciertamente peligroso en el día a día.

Los avisadores luminosos, a pesar de su bajo coste, son uno de los elementos de seguridad más agradecidos sobre todo para terceros. Advierten de que una puerta se está moviendo, y por tanto peatones y otros vehículos se preparan para tomar las debidas precauciones ante la entrada o salida de un vehículo, o el propio movimiento de la puerta.

Las fotocélulas detectoras de obstáculos, tienen un componente de seguridad muy alto, pues hacen que la maniobra de cierre de una puerta se detenga inmediatamente y además se retraiga si el motor tiene “sistema encoder”. Esta es una grandísima ventaja, pues en el caso de calarse el coche en medio de la puerta mientras se cierra o detenerse por una emergencia, o cruzar un peatón, niño, bicicleta, etc… la puerta se detiene inmediatamente.

Los motores con mandos con sistema antipánico han supuesto una verdadera innovación de seguridad. Este sistema anula la señal de todos los mandos mientras una puerta se abre, impidiendo así que por error apretemos un botón ordenando que se cierre y por tanto eliminando el riesgo de impacto.

La seguridad es la verdadera y más importante razón a la hora de decidir instalar elementos de seguridad: fotocélulas, bandas, avisadores luminosos, motores con encoder, mandos con sistema antipánico, etc…